sábado, 3 de mayo de 2008

Soldados del azar

No supimos representarnos el desenlace y tal vez por eso fracasó la historia. Habíamos amanecido muertos antes de lo que considerábamos nuestro segundo nacimiento, pero todo aquello de lo que creíamos habernos despojado, resurgió con el doble de fuerza en ese preciso instante en el que descubrimos que la derrota era la única posibilidad. Quizá si nos quedase espacio para lágrimas, suplicaríamos de un modo mucho más honesto, pero lo cierto es que frente al impulso que nos adjudican, nada más podemos atravesar lo sucedido como si estuviéramos formando parte de un sueño. Ni siquiera una pesadilla, tan sólo eso, un simple sueño que comenzó a reproducirse en una noche de otoño, y del que de a poco cada uno de nosotros aparecería sin saberlo, del mismo modo en que una hormiga habita un hormiguero y de la misma manera en que un juguete termina en la mano de un niño. Soldados del azar. No éramos mucho más que eso.

3 comentarios:

LMJ dijo...

Lindo texto que de una manera muy dura (y sin intención alguna)describe mi reloj.
Saludos.

Anónimo dijo...

Genial, muy bueno.

Tenia algo que decir aca sobre el determinismo, la mecanica cuantica, esto de soldado y azar al mismo tiempo, que cuando empece a escribir vi que la leche me hacia nata me hacia, y cambie la teoria por un abrazo...
.....
..
.

Sargent Ginger Crowded Hearts Club Band dijo...

Si el reloj de LMJ es así, el despertador debe tratar de convencerlo para que se levante con Felatorismo. Y el despertador que hace sexo oral no es idea mía, de hecho mi ex novia le encantaba hacerlo, según me dijo, y lo raro es que no me lo hizo nunca. Pero me hubiera levantado feliz primogénita de esa señora toma pastillas...