lunes, 12 de noviembre de 2007

Palabras.

Torrente de palabras que se pelan por escaparse de mi boca.

Están entre los dientes -apretadas-, están debajo de la lengua y entre los espacios de las muelas; pinchando mis encías hasta volver roja mi saliva. Son un montón de palabras todas juntas en forma de pelota con pinches. Creo que se parecen a un erizo de mar, y aunque nunca nadie vio uno, se lo puede imaginar con solo proponérselo. Lo mismo pasa con mi enjambre de vocablos que se apelmazan entre mis dientes. Son tantos, y se desplazan tan rápido de atrás para adelante, que no llego a pronunciar ninguno. Tengo la boca cerrada porque ninguno de ellos quiere salir primero. Ninguno se anima a dejar la seguridad de su silencio, porque, en definitiva, todos saben que una vez dichos, una vez afuera, no podrán volver a entrar.

Algunos se estuvieron poniendo de acuerdo esta ultima hora para salir en grupo y al grito.

Creen que si van en barra la cosa será diferente. Asi estuvieron conciliando con el resto, y concluyeron que saldrían primero del sarcófago inhabitable en el que se estaba transformando mi boca. Juntaron fuerzas, y armaron una frase. (Una frase es como cuando los nenes salen de excursión y van agarrados de una soga para que ninguno se pierda, en una excursión que evidentemente busca orden y control. Y yo quería una frase así). Una frase segura que me devolviese la tranquilidad que no estaba pudiendo conseguir. Pero la maestra no elige a los nenes que se anotan en el colegio, aunque si puede castigar a alguno privándolo de su salida. Y aunque creo que logre eso, no pude evitar que las palabras más rebeldes se aferrasen a la soga.

Entonces sucedió que en algún momento me escuche diciendo...“Ya no se que pensar de vos, siempre de vos".

4 comentarios:

robespierre dijo...

Me suele pasar también, encontrarme necesitado de decir muchas cosas, muchas palabras y terminar diciendo cosas que en mi caso nunca coinciden con lo que realmente quería decir, una interesante forma de seguir no diciendo nada.

Pero bueno, usted ha dicho algo que aparentemente concuerda bastante con lo que tenía en mente.

Bravo por ello

LMJ dijo...

Holis, el texto, ay, a veces pasa eso de "en vos, siempre en vos" y después los pensamientos se bifurcan, se vuelven fatalistas, ilusorios, imaginarios, estúpidos, dramáticos y hermosos.
FJ: entré al myspace de la banda, y la verdad me encantó, tiene un sonido super espontaneo, lo que hoy en dia falta.
Besos.

f j dijo...

gracias celi por tus conceptos. es eso a lo que apuntamos, a hacer música por la música misma.

besos

EuGe dijo...

Ya no sé que pensar de vos, siempre por vos.

Eu.-