domingo, 18 de noviembre de 2007

Las cosas como son

Cacho no es racista. Es morochito, petizo, tiene poco pelo, le faltan algunos dientes y no es racista. Tiene un amigo puto, un amigo negro, un amigo gordo, un amigo judío y uno mormón, hasta se consiguió un amigo oriental en los últimos meses y una boliviana la semana pasada. ¿cómo mierda me podés decir que cacho es racista? ¿En la cabeza de quién entra esa idea loca?

La única vez que sentí que Cachito estaba discriminando a alguien, fue en un supermercado chino, cuando le dijo al que estaba parado al lado de la puerta, dueño de un gesto saludablemente chino "volvete a china, peronista!". Nah, pero no me digan que por ese comentario cacho es racista, a lo sumo conservador, pero no racista.

Cacho es tan poco racista que hasta le gusta que le digan negro, “decime negro”, parece decirte con la mirada cada vez que te mira. Si estás pasándola bien, por ejemplo, le tenés que decir “que negro puto que sos!”, mientras te sonreís y le entrás a una copita de Bols, no te das una idea de lo chocho que se pone. Y cuando te estás peleando, no hay peor cosa que le digas “vos de negro no tenés nada!”, es como terrible para cacho escuchar eso.

Por eso me pueden decir cualquier cosa de Cacho, pero no que ese negro es racista.

4 comentarios:

Rosa Lejana dijo...

No, seguro:

pobre cacho... no es racista
es un negro culo roto
que además es bien devoto
de la clase peronista...



ja!
Saludos.

LMJ dijo...

Muy buena poesía, Rosa!!!!
Che, ahora lo que pienso es que hay que dedicarle un texto al Negro Gonzalez Oro, que se describe como negro, fascista y simpático!
Besos para todos!

Rosa Lejana dijo...

Ey, ey, ey!
Junto a mi amigo Pésimo Salazar abrí un nuevo blog: http://pesimopunk.blogspot.com/


Las invitamos, queridísimas Jirafas!


: )

Jirafas dijo...

allí vamos, entonces.
necestibamos de tu regreso.

besos