jueves, 1 de noviembre de 2007

a Elisabeth Craig

Todavía me doy vuelta para ver si estas. Claro que lo hago sin darme cuenta y por lo general me choco a alguien que viene caminando de frente, ¿eso fue lo ultimo que me dijistes no? qué me chocaría a alguien que viniese de frente, porque siempre los que vienen de frente se dan vuelta después de un par de pasos buscando vaya a saber que. Por suerte no todos se dan vuelta, ni van de frente en simultáneo, simplemente porque eso haría imposible distinguir entre ir de frente o ir volteado. Volteado quede el día que te fuiste por el frente, y ahora que lo pienso no entiendo porque todavía me doy vuelta para ver si estas detrás habiendo dejado tan claro tu rumbo. Quizás todavía me doy vuelta; media vuelta en la cama, en mi memoria, para ver si logro tocarte con los ojos cerrados un ratito. Pero hasta el mas tonto sabe que el tiempo se lleva a las patadas con el espacio. Así que estuve probando darme vuelta en el mismo lugar, un giro reverberado, un giro para adentro, y me di vuelta: di un montón de vueltas, y, paso lo que pasa siempre con eso, me desoriente y encontré que mis manos que se habían ido para ver si estabas del lado de la pared-que era tu preferido- tenían escrita esta frase de un libro tan viejo como esto…….” siempre recordó aquel ultimo encuentro, sobre el que carecemos de información segura, como una pesadilla”.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me suena el nombre de Elizabeth Craig, ultimamente muchas cosas me suenan pero no me acuerdo nunca de dónde, por ejemplo hay un tema que tiene una melodía que dice "pí pí pí pí pí pipí pipí, pipí pí pipí pipí" y no puedo acordarme qué tema de mierda es.

Encantado de encontrar después de tanto algo de literatura jirafiana.

Besos!

fe dijo...

ahora lo he eido como me dijiste, y tambien lo he leido con atencion. muy lindo, algo de nostalgia, un poco de dolor. se que no es una cuestión de merecimientos, pero ella no merece tanto (sé que entedés lo que quiero decir), pero bueno, qué se yo de todo esto...
un abrazo

Anónimo dijo...

Merecer es cuantificar lo imponderable. No se nada de eso, quizas porque soy hincha de gimnasia ¿no?.

abrazos y gracias