sábado, 22 de septiembre de 2007

Sobre la palabra cariño

Creo que a medida que pasan los años uno se asume cada vez más ignorante. Buscas aprender de todo y encontrar explicaciones para lo que no fue como querías que fuera. Bordear lo perfecto y así, tal vez, encontrar un poco de aprobación. La palabra aprobación es sólo un disfraz que cubre a otra palabra, un tanto más tonta en los tiempos que corren. Esa palabra es cariño.
Entonces buscás perfeccionarte sólo para ganar un poco de cariño. Tratás de decir lo correcto, pensar lo correcto, ascender lo correcto, escribir lo correcto, y elegir los momentos correctos para ser políticamente incorrecto.
Y por eso, en esa carrera tan vertiginosa por "ganar cariño" uno tapa los costados de sus ojos como un caballo de carreras. Casualmente, en los costados de los objetivos se encontraba el cariño que estaba y que no requería luchar por él. Ese para el cual no importaba ser correcto ni perfecto, ese cariño ignorado en pos de las metas, en pos del orgullo de no mendigar a pesar de las carencias, en pos del individualismo y en pos de una guerra eterna con un mundo que no siempre está a la contra.
Con la sed de aprender hay una cosa que no he aprendido (y aquí abandono todo tipo de máximas). Esa cosa tan tonta, tan menospreciada y tan escencial como dejarse querer.
Hoy quité los parches de los costados de mis ojos y de a poco puedo ver la luz. No digo que no me duela dejar atrás a esa chica de la búsqueda eterna. No digo tampoco que no tenga miedo a encandilarme. Pero por algo se empieza...

3 comentarios:

maría fernanda dijo...

cariño.
(Etim. disc.; cf. lat. carēre, carecer, arag. cariño, nostalgia).
1. m. Inclinación de amor o buen afecto que se siente hacia alguien o algo.
2. m. Manifestación de dicho sentimiento. U. m. en pl.
3. m. Añoranza, nostalgia.
4. m. Esmero, afición con que se hace una labor o se trata una cosa.
5. m. Regalo, obsequio.

Es curioso que la etimología de la palabra viene de carecer, y que una de las definiciones refiere a la nostalgia, pero otra refiere al amor y otra a un regalo. Será que hay formas disímiles de pedir y dar cariño?.
Besos, Fernanda

federico javier dijo...

Lamentablemente la gente cariñosa no abunda, nos hemos vuelto chicos malos. Chicos malos que siguen buscando aprobación y reconocimiento de sus pares, ningún hombre es una isla decía bon jovi, a pesar de que hugh grant quisiera asumirse como Ibiza.

Imagino que es proporcionalmente inversa la aprobación que le dan a uno mientras más uno se empeña en obtenerla. Usted no se preocupe, hay gente alrededor suyo que la quiso, la quiere y la querrá siempre, el resto puede esperar...

federicus

LMJ dijo...

Fernanda, jaja, si, es curioso, muy curioso. Tanto como enamorarse en el inglés es fall in love. Amor relacionado con la palabra FALL, vamos mal. Y lo del cariño con carecer, la verdad es sorprendente.
Federicus, siempre un placer recibir sus comentarios. Sólo que a veces mi mayor preocupación consta en dejar de preocuparme. Irónico también, jejej. Esta descarga surgió en base a que leí un texto excelente de un amigo al que adoro y me adora. Ese texto me llevó a pensar que estoy llena de amor... entonces, para que sigo buscando el amor de mi FAMILIA? Pum, golpe bajo. Entao, dejar de preocuparme es toda una preocupación.
Perdón por el comentario autobiográfico, es que tengo tan poco dinero que estoy a punto de dejar terapia, jajaja.
Besos!